historia

 

FOTOGRAFIAS Y VIDEO DE TULA

FOTO 1

FOTO 2

FOTO 3

FOTO 4

FOTO 5

FOTO 6

FOTO 7

FOTO 8

FOTO 9

FOTO 10

HISTORIA

Nombre: Tula
Fecha de nacimiento: 19-01-2012
Peso: 35 kg
Altura: 60cm
Sexo: hembra
Raza: mestiza
Positiva en leishmania
Ok con gatos.
Lleva en el refugio desde el 2014

Tula es una perra grande, con una edad avanzada pero con una alegría de niña pequeña hacia cualquier gesto de cariño.

Tula fue rescatada por unas voluntarias que tenían conocimiento del estado tan lamentable en que se encontraba el pobre animal.
Tenía un dueño propio que solo la utilizaba como un objeto y como tal, no recibía cariño ni cuidados al respecto.
La pobre perra tenía tanto miedo a las personas, que no dejaba que la tocaras, puesto que se escondía y no salía de ahí.
El día que fueron a rescatarla, se metió bajo un coche al vernos, y era tanto miedo el que tenía, que le costó trabajo que confiara, pero finalmente cedió y también su dueño estuvo conforme en que se fuera con nosotras.
Tanto el dueño como las personas que la vieron abandonada, nos contaron que no se acercaban a ella, porque del aspecto tan deplorable y abandonado en el que estaba, tenían miedo de que les pegara alguna enfermedad.
Y ahora entendemos el por qué……….viendo su aspecto más de cerca, pudimos observar las cosas que más nos llamaron la atención fueron sus uñas, las uñas las tenía tan tan largas, que las tenía retorcidas e hincadas en la carne, de ahí que le costara trabajo andar y también el por qué no se movía. Se las tuvieron que sacar una a una y cortarlas de nuevo………….pero el motivo principal de su delgadez y aspecto era que tenía lehismania, una enfermedad muy común que pillada a tiempo tiene solución, pero la ignorancia de su dueño, la llevó a ese estado de abandono, igual que la gente que conocía de ella no se acercaban a ayudarla por miedo a que fuera contagioso.

Pasaron los días y Tula con su tratamiento para la lehismania, fue mejorando y cogiendo peso, su aspecto empezaba a cambiar, pero ahora quedaba lo peor, que era rehabilitarla emocionalmente, para que empezara a confiar en las personas.
Las personas que estamos a su lado, le dimos su tiempo para que confiara y viera el trato hacia sus otros compañeros, aún así cuando te acercabas se mostraba muy asustada y triste, pensaba que le íbamos a hacer algo malo.
Se tomó su tiempo pero poco a poco fue adaptándose al refugio, y en un principio cuando le pusimos la correa para pasear por primera vez, se tiró al suelo y se puso a llorar la pobre……..nos dio tanta pena, que comprendimos que la correa tenía para ella un significado de castigo, así que nos pusimos a trabajar para cambiar ese concepto en ella.

Actualmente Tula es una perra fuerte, sana, cariñosa, paciente, muy tranquila en su chenil junto a sus compañeros,………..debido a su edad ya no le gusta correr y jugar en el patio, ahora prefiere tomar el sol y echar su siesta tranquila, y busca en nosotras esos mimos y caricias de una niña pequeña, se siente tan feliz de experimentar sensaciones nuevas, que sonríe y se siente muy agradecida, sobre todo en sus paseos, le encanta pasear tranquila y va sonriendo todo el rato, qué feliz de siente cuando pasea y sobre todo le gusta que la mimes.

Ahora Tula necesita y está preparada para tener una familia que le ofrezca sus últimos días tranquila y feliz en un hogar donde recibir todo el amor y cariño que le ha faltado en su vida……………queremos que su vida no transcurra en nuestro refugio.